NoticiasUncategorised

Las exenciones y deducciones fiscales sobre los combustibles fósiles son mayores que las ayudas a las renovables

By abril 23, 2019 No Comments

Las exenciones y deducciones aplicadas sobre a los combustibles fósiles en relación al Impuesto Especial de Hidrocarburos (IEH) ascienden 5.925 millones de euros al año, una cantidad que resulta ser superior a las ayudas a las renovables, de 5.674 millones.

Está claro que la más que necesaria transición hacia un modelo 100 % renovable y una economía descarbonizada debe basarse en la desinversión de los combustibles fósiles es una quimera en España. El Gobierno español debe acelerar la desinversión en estas tecnologías fósiles y reorientar estos fondos para el desarrollo de un sistema energético 100% renovable.

El borrador de Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), que el Ministerio para la Transición Ecológica ha remitido a Bruselas y ha sacado a información pública, a la hora de cuantificar los subsidios energéticos únicamente hace referencia a las exenciones y deducciones sobre el IEH que tienen el petróleo, el gas natural y el carbón, en el ejercicio de 2017.

Según los datos del documento, dichas rebajas impositivas ascendieron a 2.302,7 millones en el caso del petróleo, a 756 millones en el del gas natural y a 2.866 millones en el del carbón. En conjunto, por lo tanto, son 5.925 millones.

Pero en el borrador no se incluyen otros elementos muy relevantes, como el tipo reducido en el gasóleo de calefacción, porque se considera un producto distinto, con su propio tipo, más que un beneficio fiscal en términos presupuestarios. Ni otros datos del gas natural por la dificultad de diferenciar algunos usos. Esto denota la falta de transparencia en las ayudas públicas a los sectores energéticos e industriales en España, subestimando el apoyo del Estado a las empresas fósiles.

El documento enumera las exenciones y deducciones: a organizaciones internacionales, a las fuerzas armadas extranjeras de la Otan, al avituallamiento de buques y aeronaves (excluyendo los recorridos de recreo), a los vehículos agrícolas, a los motores estacionarios, al biodiésel y biometanol empleados como combustible…

Las retribuciones específicas de las renovables ese mismo año fue de 5.674 millones, según los datos de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA), obtenidos a partir de las liquidaciones realizadas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Estas cifras demuestran que el Estado español sigue favoreciendo los intereses de los grandes emisores de gases de efecto invernadero.

No podemos seguir gastando el dinero público en la protección de empresas  altamente contaminantes y seguir poniendo trabas al desarrollo de las energías renovables.

Fuente: contrainformacion.es