• Blog
  • Blog

Las pymes se aferran al autoconsumo  para reducir la factura de la luz

La instalación de paneles solares en los edificios de trabajo se multiplican por diez desde 2018 y, pese a que apenas representan el 2% de la potencia instalada, la cifra podría aumentar a raíz de la crisis energética. 

El considerable aumento en la factura de la luz, que ya supone el 30% del gasto para la mayoría de las empresas, y la descarbonización de la economía decretada por la Unión Europea, ha lanzado a las compañías españolas a invertir en autoconsumo fotovoltaico.

La potencia de autoconsumo instalada a nivel nacional se sitúa en los 2,5Gw, una cantidad que se ha multiplicado por diez en los últimos cuatro años, aunque todavía apenas supone el 2% de los 112 Gw de potencia instalada en España.

Según APPA Renovables, en 2021, se instalaron 1.151 Mw de Autoconsumo, una cifra que casi duplicaba los 623, correspondientes a 2020.

El Gobierno prevé que en 2030 haya entre 9 y 14 Gw de autoconsumo instalados en España, pero para poder cumplir esta meta la industria urge al Gobierno a aprobar un nuevo paquete “inmediato” de medidas que permitan abaratar el precio de la luz y el gas, entre ellas suprimir de forma “definitiva” el Impuesto del 7% sobre el Valor de Producción de la Energía Eléctrica (IVPEE) e impulsar una línea de incentivos permanente, sin repercusión en costes regulados, y no coyuntural, para promover el autoconsumo renovable.

Pese a los avances, el 25% de la electricidad que se consume en este país procede de combustibles fósiles, principalmente gas y petróleo, y el precio de estas materias primas, de las que es 100% dependiente, depende de  circunstancias que se les escapan, como se ha demostrado en estos últimos 4 días, desde que Rusia invadió Ucrania, lo que ha desencadenado una subida  sin fin de los precios de los combustibles.

En 2018 se eliminó en España el llamado ‘impuesto al sol’, que gravaba el autoconsumo y en la actualidad ya existen ayudas a la implantación de estaciones de autoconsumo en las empresas, procedentes de los Fondos Next Generation, por valor de 660 millones de euros.

La previsión es que esta cantidad se amplíe hasta los 1.320 millones a medida que las comunidades autónomas, encargadas de repartir estos fondos, agoten sus asignaciones iniciales bajo la supervisión del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía). En concreto, el importe previsto de las subvenciones para instalar energía solar fotovoltaica en la actualidad va desde el 15% para una gran empresa hasta el 45% para una pyme o un sistema inferior a 10 Kw.

Las principales patronales industriales españolas  exigen “medidas permanentes” y no coyunturales, como éstas en vísperas de recibir la dotación asignada a España en el plan de recuperación.

Lo que se pretende es que, “sin repercusión en costes regulados” promuevanla inversión en instalaciones de generación y almacenamiento en autoconsumo, específicamente orientada a las empresas industriales, y faciliten el acceso a los nudos de la red de transporte y distribución eléctrica de los proyectos industriales de generación eléctrica en la modalidad de autoconsumo con venta de excedentes”. 

En los últimos meses han sido decenas de empresas españolas que se han lanzado al autoconsumo, desde multinacionales y grandes empresas a pymes y micropymes.  Y es que este tipo de energía garantiza sostenibilidad, cero emisiones y permiten un ahorro de entre el 40 y el 60% en la factura eléctrica de las empresas.

Hay que  destacar el bajo coste de estos proyectos, con un periodo de amortización medio de cinco años y una vida útil de entre 25 y 35 años, con un coste de mantenimiento mínimo

Fuente: lainformacion.com