Noticias

Los precios de la electricidad caen el 40% respecto a 2019 por el impulso renovable

La demanda peninsular, según Red Eléctrica de España (REE), ha caído un 5,2% respecto al mes de marzo de 2019.

El precio medio de la electricidad cae de forma espectacular. El dato de OMIE, la sociedad que gestiona los mercados de España y Portugal, indica que el precio del MWh en el sistema eléctrico español se situó el día 30 en 19,05 euros. Ese precio es un 40% inferior a la media de 2019 y muestra hasta qué punto influye en el mercado la entrada masiva de las renovables ya que el lunes, el 56% de la generación tenía origen renovable y hasta el 75% de la producción no generaba emisiones.

El dominio de las renovables en un mercado muy afectado por el impacto de la pandemia es claro. La demanda peninsular, según Red Eléctrica de España (REE), ha caído un 5,2% respecto a marzo de 2019, pero mandan las renovables. La semana del 23 al 29, con caídas del consumo por encima del 9%, casi un 47% de la demanda se cubrió con energías limpias. Es un escenario que permite adivinar por dónde va a ir el futuro: dominio de las renovables con un impacto sobre los precios que, paradójicamente, puede poner en riesgo el despliegue de nuevos proyectos.

Hay miedo al “efecto caníbal“, esto es, a que la entrada masiva de renovables reduzca los ingresos y la rentabilidad de las instalaciones a niveles cercanos a cero, lo que obligaría a replantear promociones e inversiones. Expertos como Javier García Breva han alertado de que el sistema puede registrar una sobrecapacidad renovables en breve.

“Si la demanda eléctrica y gasista se mantiene al nivel de hace diez años, con una punta de demanda máxima de 40 GW y una potencia instalada de 161 GW, de los que 110 GW serán renovables en 2030 y si se apuesta por la eficiencia energética en los sectores difusos con el objetivo de reducir sus emisiones un 39%, como pretende el PNIEC, una gran parte de la potencia instalada será innecesaria y ociosa”, apunta García Breva. El efecto de canibalización puede afectar, sobre todo, a los proyectos eólicos, según especialistas como David Pérez, director de Energía de la consultora Altran.

Caen los precios de la electricidad y también los de gasolinas y gasóleos. CLH, la compañía encargada de la logística de hidrocarburos ha hecho públicos los datos de salidas de productos petrolíferos desde sus instalaciones en la semana del 23 al 29 de marzo. El desplome por el confinamiento de la población y el parón de la actividad económica es brutal: las salidas de gasolinas descendieron un 83%, las de gasóleo A un 61% y de carburantes de aviación un 85%.

El descenso de los precios del petróleo y el desplome de la demanda anticipa nuevas bajadas de las gasolinas. La tendencia se mantiene desde hace semanas y está detrás de la moderación de la inflación, que se sitúa en el 0,1%, según el indicador adelantado del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Para España, la caída en el consumo y el recorte de importaciones tiene efectos positivos, pero también negativos. Entre los positivos está la disminución de la dependencia energética. España depende en más de un 70% de las importaciones para asegurar sus necesidades energéticas y la crisis puede contribuir al objetivo previsto por el Gobierno (PNIEC) para reducir la dependencia en 14 puntos, hasta el 60% en el año 2030.

Pero habrá efectos negativos en la recaudación de impuestos en un momento de crecimiento del gasto público y de la deuda. El Estado recauda anualmente en torno a 11.000 millones por el Impuesto Especial de Hidrocarburos y otros 7.000 por IVA. Un buen bocado que está en el aire. En España, como en el resto del mundo, en estos momentos sobra petróleo y sobran también derivados. La corporación Cores asegura 92 días de consumo de gasolinas y gasóleos -42 días son responsabilidad de las petroleras-y 20 de gas. En estos momentos, sostienen las fuentes consultadas, sobran reservas.

Fuente: lainformacion.com

Leave a Reply